Sara Ferrer

Especialista y formadora en Terapia Transpersonal. Formada en Proceso Corporal Integrativo y Bioenergética. Instructora de meditación y Mindfulness.

Cuando era pequeña, mi madre me pillaba mucho “en Babia”. Ahora, de mayor, me sigue encantando mirar al cielo y fotografiar nubes chulas. Sí… Una parte de mi se define como “nubática”… ϑ

De hecho, mi camino de crecimiento personal tiene mucho que ver con “bajar de las nubes” para aterrizar en la tierra, o más bien “habitar el cuerpo”… ¡y la vida!

Me encanta sorprenderme con la belleza, tanto la que veo en la naturaleza como en los seres humanos, en nuestro interior y en nuestro exterior.

Concibo al ser humano como un micro universo apasionante, misterioso en sus particularidades, que lo hacen único a la vez que parte de un todo mayor. Completo en sí mismo, con muchos rincones por descubrir, en continua adaptación y movimiento… contracción, expansión, transformación..

De joven, en ese camino intuitivo de “aterrizaje” que comentaba, algo en mí sabía que la naturaleza y las caminatas me venían bien, así que hice bastante senderismo y pude gozar de una sensación de expansión y libertad, allá arriba en las cumbres, que echaba de menos en mi vida cotidiana.

Luego perseguí trasladar esa sensación a mi habitación, utilizando la meditación como evasión… y tras una larga época ver que de esta forma, lo que concebía como “mis males” no mejoraba, comencé a interesarme por la psicoterapia como vía de autoconocimiento y auto comprensión, tanto aplicada a mí misma como a los demás.

En esta fase me formé como Especialista en Terapia Transpersonal, Instructora de meditación y especialista en Constelaciones familiares y trabajé durante 7 años en la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal con diversas funciones, entre ellas como tutora y facilitadora de grupos.

Mi interés por la consciencia corporal meditativa me llevó a aprender quiromasaje y masaje tradicional tailandés y a incursionar en el mundo de la biodanza y en el Sistema de movimiento expresivo Río Abierto.

De Antonio del Olmo, en su formación de Proceso Corporal integrativo, me quedó un anclaje para mí muy importante, que cultivo en mi día a día personal y como acompañante de procesos de crecimiento personal: tomar consciencia de los apoyos; esto es… consciencia de lo que sí hay en mi vida, porque sobre la percepción de carencia, el universo puede precipitarse hacia un agujero negro sin salida.

Intrigada también por mis procesos inconscientes me formé en técnicas de investigación en el inconsciente en la Escuela del Inconsciente, con María José Álvarez Garrido.

Y ante la necesidad también de nutrir mi mente consciente, me hallo ahora de regreso a las formaciones regladas, estudiando el grado de psicología.

Sigo nutriendo mi interés por el trabajo corporal de la mano de los sucesores de Juan José Albert a través de la formación en Psicoterapia Clínica Integrativa, basada en el análisis del carácter de Wilhelm Reich, la Gestalt, el eneagrama y la bioenergética.

En Inspirare tuve la verdadera comprensión del acto de meditar; encontré la integración de cuerpo, mente y alma a través de la meditación, que de este modo dejó de ser un paseo por las nubes para ser un acto de amor y presencia en y a través del cuerpo. Así, mi universo va teniendo mayor consciencia de completitud para acompañar a otros universos en este bello proceso que supone ir dejando que caigan velos para poder entrar en un contacto más directo y real con la vida.

Y en todo este viaje, con gran alegría y gratitud, tras muchos años de amistad, me reencuentro con mis queridas Valeria y Arantxa para seguir compartiendo caminos de consciencia con ellas y con quienes os acercáis a Inspirare.

¿Nos acompañas?

© 2020 Inspirare - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad

¿En qué podemos ayudarte?